21.5.10

De matinada


“Una vez oí, incluso, el sollozo de un niño.
Estaba al otro lado,
tan cerca que pensé, por un instante,
que era yo el que lloraba”.


Charles Simic