23.5.14

Bufetada de tendresa


Lo perdí todo.
Y cuando entendí que no sabía defenderme de la gente,
respondí con una bofetada de ternura,
porque yo sé
que sólo los dulces heredarán la tierra.

Mía Gallegos

1 comentari:

raúl ha dit...

una bofetada de ternura me parece un remedio fantástico. así todo el mundo pondría las mejillas que hicieran falta.